Dolor Pélvico Crónico

  • Publicado el: 13 April 2015
  • Por: Mario Tellez García

La cistitis intersticial y la vestibulitis vulvar en el caso de la mujer, la prostatitis crónica abacteriana en el caso del hombre, o el trapamiento del nervio pudendo en ambos, se engloban en el llamado sí­ndrome de dolor pélvico crónico (SPPC), la fisioterapia dispone de herramientas de tratamiento eficaces, con la ventaja de no tener riesgos ni efectos secundarios.

El Síndrome de Dolor Pélvico Crónico supone un gran impacto en la calidad de vida del que lo padece. La evidencia científica presenta la fisioterapia como una herramienta eficaz en su tratamiento.

El diagnóstico del Síndrome de Dolor Pélvico Crónico.

Cada caso debe ser estudiado por su médico especialista para establecer un diagnóstico correcto y descartar cualquier otra causa relacionada con sus sí­ntomas, aunque estos pacientes y los propios médicos bien saben lo difícil que es a veces llegar a un correcto diagnóstico, llegando en muchos casos a ser derivados a gran cantidad de especialistas durante el transcurso de este complejo síndrome. Si se confirma el diagnóstico de sí­ndrome de dolor pélvico crónico o especí­ficamente de cualquiera de los mencionados anteriormente, o por descarte de otras patologías se ha llegado al mismo, la fisioterapia es una opción real y eficaz de terapia, como demuestra la evidencia cientí­fica existente (Safety and effectiveness of an internal pelvic myofascial trigger point wand for urologic chronic pelvic pain syndrome), sobre todo si el problema es abordado mediante un enfoque biopsicosocial.

Cuando el dolor persiste durante mucho tiempo puede producirse una sensibilización en el sistema nervioso central aumentando los síntomas y cronificarse.

Sensibilización del Sistema Nervioso Central.

Dependiendo de cada caso y de cada diagnóstico concreto, los músculos, ligamentos, articulaciones, etc. pelviperineales pueden verse afectadas y pueden ser la causa de la cronificación y exacerbación de los sí­ntomas, incluso en pacientes donde el motivo inicial de la afección, por ejemplo una infección, haya desaparecido. La cronicidad del dolor o el origen del problema también puede producir disfunciones a nivel del sistema nervioso central haciéndolo más sensible, por lo que también es necesario tratar este aspecto desde la fisioterapia e incluso desde otras especialidades y en colaboración con otros profesionales, médicos, psicólogos, etc.

Nuestra Unidad de Dolor Pélvico Crónico.

En nuestra consulta en el Servicio de Urología del Hospital San Rafael hemos creado una Unidad compuesta por especialistas con gran experiencia en sus distintas áreas de la salud de manera que podamos abordar en equipo el Síndrome de Dolor Pélvico Crónico desde un enfoque multidisciplinar con el fin de cubrir todas las necesidades de nuestros pacientes.

Nuestro equipo cubre las distintas líneas de tratamiento para el abordaje de este complejo problema según las recomendaciones de las distintas guías de urología y de dolor. 

-Fisioterapia: nuestra función es la de valorar y tratar los distintos tejidos y estructuras que pueden estar implicados en el síndrome de dolor pélvico crónico. Estos tejidos, dañados o no, pueden servirnos como puerta de entrada al Sistema Nervioso Central en caso de que haya tenido lugar un proceso de sensibilización central. También es importante, muchas veces determinante, la educación al dolor crónico cuya finalidad es la de profundizar en el problema de una forma activa, ayudando al paciente a comprender mejor que puede estar pasando en su organismo mediante sencillas explicaciones sobre la anatomía, los tejidos y el sistema nervioso central.

-Urólogía: nuestro médico especialista cuya prioridad es la de descartar otro tipo patologías, llegar a un posible diagnóstico, pautar y controlar la medicación que pueda ser necesaria para romper los ciclos de dolor.

-Psicología: las limitaciones en la calidad de vida, la larga evolución de este proceso y su extensión a muchas esferas de la vida de las personas que lo padecen puede hacer necesario el apoyo psicológico por parte de un profesional con experiencia en el tratamiento de pacientes con dolor. La ayuda psicológica no se trata en que un terapeuta te escuche o realice algún tipo de psicoanálisis, si no que en nuestro equipo creemos que las terapias activas personalizadas y adaptadas a cada paciente, las medidas para afrontar conductas de miedo y evitación, y las estrategias de gestión del dolor resultan vitales para el abordaje del problema. 

-Cirugía: nuestro equipo médico cuenta con los mayores avances e innovaciones técnicas en el campo de la cirugía en el abordaje del síndrome de dolor pélvico crónico. Si es realmente necesario y cuando se han seguido las anteriores líneas de tratamiento, técnicas como la liberación del nervio pudendo por atrapamiento o la neuromodulación central son posibles de realizar mediante los últimos avances como la cirugía robótica con el sistema Da Vinci disponible en escasos centros y con el que nuestro equipo tiene una amplia experiencia.